Post destacado

Cómo ser carismático

C on carisma ¿se nace o se puede adquirir? Yo siempre digo que nadie te puede decir lo que lograrás o no en tu vida. El empeño, el entusiasmo y la fe logran cosas a priori increíbles. Y con esto no quiero decir que me parezca difícil ser carismático si no forma ya parte de tu personalidad. Precisamente lo que digo es que todo se puede aprender, mejorar y potenciar. Lo único que hay que hacer es analizarlo y comprenderlo. Ese es un punto de partida muy útil para toda empresa que te propongas. Y eso es lo que te voy a explicar hoy aquí.   ¿Qué es el carisma?    El carisma es la capacidad que tienen algunas personas para atraer la atención y hacer que la gente se sienta bien a su lado. Puede ser por su personalidad, por su forma de hablar y dirigirse a los demás, pero parece que su sola presencia cambia la estancia donde está. No tiene porqué ser especialmente gracioso y no tiene nada que ver con la belleza exterior. El carisma se irradia, pero, lejos de ser un don divino, tiene explicac

La importancia de tener SENTIDO DEL HUMOR

  Si piensas que tener sentido del humor es sólo saber hacer reír a los que te rodean vas bastante
sentido del humor es poner buena cara al mal tiempo
desencaminado. Eso es una pequeña parte (no obligatoria) de lo que significa Tener Sentido del Humor. Y es que puede que lo tuyo no sea la comedia de micrófono y monólogo y aún así disfrutes de él en tu vida.

   ¿Crees que te falta sentido del humor? ¡Incorpóralo a tu día a día! Te aseguro que lo hace todo más llevadero. Ese es el primer punto y quizá más importante:


  1. El Sentido del Humor nos ayuda a hacer llevaderos los problemas, a superarlos o, incluso a evitarlos. Ver las cosas con Sentido del Humor (a partir de aquí lo nombraré como SDH) hace que encontremos el lado positivo a las situaciones, incluso a las más trágicas. Nos abre una puerta hacia la superación del problema cuando podemos encontrar el lado cómico de la tragedia.
  2. Nos quita o evita preocupaciones supérfluas. Somos muy dados a preocuparnos en exceso por cosas que, a veces, solo están en nuestro punto de vista o que no tienen importancia, aunque nosotros se la damos. Puedes usar el SDH para quitar importancia a ese recuerdo o situación que te reconcome sobre si hiciste el ridículo o lo harás, por ejemplo. ¿Qué no sabes bailar? ¡Usa tu SDH y baila peor de lo que has bailado en tu vida, sé el primero en reírte de ti mismo y tendrás una preocupación menos!
  3. A la gente le gusta las personas que saben reírse de sí mismas, y dejarás sin opciones a aquellos que quieran atacarte.
  4. Te enfadarán menos cosas y te harán reír más situaciones.
  5. Haces más fácil la convivencia contigo ya que ves el lado bueno de las cosas, e incluso de tus propias desgracias.
  6. Denota inteligencia.
  Ni significa que no te importe nada ni nadie, ni que no tengas madurez suficiente, ni que no te enfrentes a los problemas. Al contrario: tendrás más energía, te levantarás siempre que te caigas, aprenderás de los errores y ayudarás a los que te rodean emocionalmente.


¿Tienes SDH?


  • ¿Te enfadas con facilidad?
  • ¿Te sientes desgraciado?
  • ¿Te estresan hasta los más pequeños detalles?
  • ¿Te molesta perder o fallar?
  • ¿Te autocastigas?
  • ¿Hay cosas que no haces únicamente porque son "cosas de niños"?
  • ¿Dejas de hacer algo, aunque lo necesites, sólo por el qué dirán?
  • ¿Te ríes poco?


  Si has contestado a la mayoría de estas preguntas con un SÍ, es fácil que te falte bastante SDH.
  No te preocupes que todo se puede aprender a base de práctica y el cerebro tiene unos esquemas que, aunque firmes, no están grabados a fuego y se pueden cambiar y mejorar. Puedes ver películas tragicómicas, cómicas, etc. y darte cuenta de cómo los personajes se toman lo que les pasa y qué diferencias hay contigo.
  Ten en cuenta que se puede tener un gran SDH y no ser gracioso o ser muy serio y no reir a menudo. Además reirse de los demás y faltarles al respeto no tiene nada de humorístico.  El SDH parte de uno mismo, de relativizar los problemas o errores personales. 
  En definitiva, el SDH nos aporta salud mental y física a nosotros y a los que nos rodean. Merece la pena practicarlo.

  Te dejo una escena cómica de una de las obras de teatro con más SDH que conozco. Está realizado por mis alumnos bajo mi dirección. Espero que lo disfrutes!

Comentarios